viernes, 17 de febrero de 2017

352. 'La vida negociable'



Conforme uno va cumpliendo años, cada vez cuesta menos comprender a aquellos lectores que apuestan sobre seguro, siguiendo aquella máxima hipocrática de la ars longa, vita brevis. Y es que nada hay más enojoso que acabar un libro con la sensación de haber perdido un tiempo precioso que podría haberse invertido en lecturas de más enjundia. Claro que, siempre está uno a tiempo de abandonar el bodrio emprendido si no fuera porque hay quienes le tenemos fe a los libros y pensamos, con Cansinos-Assens, que no hay libro malo que no atesore algún mérito.
Los que no comulguen con la cofradía de Cansinos leerán, por ejemplo, y con buen criterio, a Luis Landero y se dejarán de mamarrachadas. Y harán bien. Porque Landero es un garante literario indiscutible. Pero no con esta novela.

Luis Landero es un narrador formidable. Debe de serlo, sin duda, para que uno pueda aguantar sin demasiado esfuerzo la nadería de su última novela. Su lenguaje, que por momentos remite a la elegantísima elocuencia cervantina, enamora a los buenos catadores de la palabra; su ritmo no decae y lleva en volandas al lector a lomos de ese clavileño estilístico que nos seduce en cada párrafo. Y así, como quien no quiere la cosa, sin apenas darnos cuenta, resulta que llevamos ya la novela mediada. Esa virtud sólo está en manos de unos pocos grandes escritores. Pero la virtud se convierte ya en sublimidad si esa misma eficiencia es capaz de ser igual de solvente con un argumento vacuo hasta la exasperación.
Quizás estaba en el ánimo del autor la constatación de esa materia inane; quizás fue premeditado. Hugo Bayo, el protagonista de La vida negociable, es un personaje cuya existencia se halla en punto muerto. Sus aspiraciones, sus propósitos de enmienda, sus nobles intenciones, su rebeldía, su vindicación, tienden siempre a una fatalidad que le sitúan, de nuevo, en el punto de partida, que quizás no sea otra cosa que el punto de llegada. Esta circunstancia confiere a sus avatares vitales una circularidad que lo mismo asfixia al personaje en su abulia resultante como al lector que asiste impotente a ella. Nada hay en la trama de la novela que resulte memorable, nada, más allá de la excelencia narrativa (polisíndeton aparte), que pueda dejar un poso en el lector. El argumento va dando bandazos sin demasiada lógica o se presenta en una espiral repetitiva que llega a hastiar. Es inevitable comparar ese bucle infecundo con el torrente narrativo de El azar y viceversa, de Benítez Reyes, cuyo personaje resulta inolvidable. También Landero aspira a una suerte de novela picaresca pero se queda en sucedáneo. Quienes me conocen saben que no soy partidario de la mera acción desaforada ni de la concatenación trepidante de lances, pero eso es una cosa y otra bien distinta que los sucesos de una novela rocen la banalidad más estéril. Sólo al final del libro, una pequeña intriga detectivesca parece animar el relato. Hugo Bayo dice entonces: “Por fin me pasaba algo interesante”. El problema de esa declaración es que es la misma que formularía el lector a esas alturas del libro. Por fin algo interesante, aunque un poco tarde. La resolución del suspense final, tan poco trascendente y falto de epopeya, me vienen a ratificar, que la intención de Landero era precisamente esa, la de constatar la intrascendencia de la vida en sí misma, la futilidad de los sueños y de las grandes palabras, la mediocre finitud y levedad de la existencia. Y es ese ejercicio nihilista del que nos hace eficaz y premeditadamente partícipes lo que salvaría la novela.

En fin, ya se ve que hasta para el crítico, la vida y la literatura, son también negociables.

No hay comentarios: