miércoles, 4 de julio de 2012

164. El mapa del cielo

El período estival nos regala horas extra a los amantes de la lectura. Es la época ideal para retomar esos libros que hemos ido dejando casi olvidados por otras obligaciones y, por qué no, es el momento idóneo para disfrutar con emocionantes aventuras. El mapa del cielo, de Félix J. Palma, se presenta como una buena opción para sobrellevar las calurosas noches de verano. Se trata de una novela que podríamos calificar como un soplo de aire nuevo dentro del panorama de la narrativa actual en el que está tan manida ya la novela histórica.
 El hilo argumental gira en torno a la petición de Emma Harlow, una refinada señorita neoyorquina que no cree en el amor, que pone como condición a su pretendiente Montgomery Gilmore para estar con él un difícil reto: que reproduzca la invasión marciana que H. G. Wells describió en su archiconocida obra La guerra de los mundos, pues de este modo será capaz de hacer soñar al mundo tal y como lo hizo su bisabuelo en 1835, quien publicó unos artículos en los que afirmaba que la Luna estaba habitada por hombres-murciélago. El autor se basa, pues, en un hecho real que fue conocido en su momento como “la gran broma de la Luna” protagonizado por Richard Adams Locke, un periodista neoyorquino que aparece en la novela como un personaje de ficción. He aquí uno de los rasgos más especiales de la novela: la aparición de personajes reales como entes de ficción. Por sus páginas desfilan personalidades importantes como John Cleves Symmes, Jeremiah N. Reynolds, Garret Putnam Serviss y los mismísimos Edgar Allan Poe y H. G. Wells, que será el gran héroe de la acción.
El infatigable pretendiente intenta por todos los medios recrear dicha invasión e, incluso, solicita la ayuda de su enemigo H. G. Wells quien declina la invitación a pesar de las buenas intenciones de Gilmore. Lo sorprendente es que el día establecido por Emma, Londres amanece con la desconcertante noticia de que una especie de platillo volante ha aterrizado a las afueras de la ciudad. Los deseos de la joven se han hecho realidad, mas en esta ocasión los sueños se convertirán en pesadilla en forma de trípodes conducidos por extraterrestres de fisonomía espeluznante. Los protagonistas, entre los que se encuentra Wells, vivirán una vorágine de aventuras intentando salvar a la Humanidad del dominio marciano y en ellas no faltarán elementos fantásticos como los saltos en el tiempo y los personajes venidos del futuro.
Se trata, pues, de una novela de ciencia ficción que puede satisfacer los gustos de los más románticos y de los más aventureros tal y como indica el propio autor al comienzo de su narración: “dispónganse a escuchar una historia rebosante de emociones tanto para las damas más románticas, que podrán disfrutar con el idilio de la adorable y descreída señorita Harlow (…) como para los caballeros de espíritu más arrojado, que sin duda se estremecerán con las trepidantes y asombrosas aventuras que correrán nuestros personajes”. Son muchas las ocasiones en las que Félix J. Palma se dirige directamente al lector para hacerle aclaraciones sobre novelas anteriores o para valorar los hechos que están aconteciendo. Quizás abuse demasiado de este recurso, si bien no empaña la calidad de su texto. No sólo es una novela con un argumento entretenido y fresco sino que se caracteriza por su calidad literaria. El lector puede disfrutar de una prosa bien escrita, de descripciones deliciosas y de un vocabulario rico perfectamente seleccionado.
En definitiva, con El mapa del cielo Félix J. Palma nos invita a evadirnos en un universo infinito en el que todo es posible, incluso que el amor supere a la más terrible invasión marciana que el ser humano hubiese podido imaginar. ¿Les apetece, pues, soñar?

6 comentarios:

Píramo dijo...

Todavía no he leído la novela pero, sin duda, pienso enfrascarme en sus páginas en cuanto pueda, y deseo que sea mi lectura de evasión veraniega. El tema es original. La manera en que hilvana ficción con personajes reales, se me antoja interesantísima. Y de algún extracto del libro que he leído, he podido detectar una prosa elegante y dinámica. Sin leerla ya la recomendaría. Gracias, Tisbe, por tu estupenda reseña, que nos deja la miel en los labios.

Angelus dijo...

Pues sí, coincido con Píramo en lo de estupenda reseña, aunque no entiendo el adjetivo "fresco" aplicado al argumento y más en un asunto victoriano como éste. Como he indicado en facebook, a las cincuenta páginas ya había abandonado "El mapa del tiempo" y, evidentemente, no voy a hincarle el diente a su continuación; inverosimilitud, demasiadas apelaciones al receptor y un "déjà vu" de "best seller" me alejaron definitivamente del texto. Saludos.

Píramo dijo...

Yo creo que la frescura se refiere a la originalidad de un planteamiento que parece huir de la novela histórica al uso, sobre todo entre los autores españoles, tan ceñidos al asunto de la guerra civil. Creo que se trata de una novela de evasión sin más pretensiones, lo cual, de vez en cuando, también resulta sano. Respecto a la inverosimilitud, no sé si te refieres al argumento en general, donde, evidentemente, habrá que hacer un pacto de ficción con el autor, o a la construcción de ese mundo de fantasía. Coincido en lo de las apelaciones (Tisbe ya lo advertía). Gracias, Angelus. Aunque, de momento, no me vas disuadir. Un saludo.

Érie Bernal dijo...

Tisbe... y la primera parte también la recomiendas? He tenido los libros varias veces en las manos pero siempre acabo encontrando algo que me llama más la atención... Interesante argumento, aunque tiene que estar todo bien ligado porque si no corre el riesgo de ser inverosímil incluso para ser ciencia ficción. El comentario de Angelus me ha dejado algo preocupada :-(.

Nuria Simon Llano dijo...

¡Qué blog tan maravilloso tenéis en cuanto a contenido y estética! Mi más sincera enhorabuena, porque me resulta un auténtico placer entrar a darme un breve paseo y perderme en él durante horas. Felicidades, auténticamente exquisito. Un afectuoso abrazo.

Tisbe dijo...

Angelus, uso el adjetivo "fresco" porque considero que es un argumento novedoso, diferente a la tónica general de las novelas actuales. Como bien señala Píramo, se trata de una novela de evasión sin más, con el añadido de que está bien escrita, rasgo que la aleja de algunos "best seller" cuyos autores se centran únicamente en elaborar un argumento que enganche al lector olvidándose de cuidar el lenguaje.
Por otra parte, es totalmente legítimo que no hayas leído esta novela, pues cuando un autor o un argumento no convence es lo más normal. En la variedad está el gusto.
Érie, no he leído la primera parte de modo que no puedo orientarte.
La invesrosimilitud se percibe más en el desenlace de la novela. Tal y como he señalado en el artículo, hay saltos temporales que quizás resulten algo forzados para los lectores más exigentes. Pero quizás era la única solución posible para alcanzar un final feliz.
Píramo, espero que disfrutes de esta novela cuando puedas leerla.
Nuria, gracias por tus bonitas palabras. Nos sentimos muy felices al comprobar que este pequeño blog, construido con tanto cariño, despierta el interés de lectores como tú.
Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.