miércoles, 21 de abril de 2010

42. La Senda del Poeta

El pasado fin de semana se celebró- como cada año desde 1998- la Senda del Poeta, un peregrinaje a pie que recorre los lugares de la provincia de Alicante relacionados con Miguel Hernández. El camino se estructura en tres etapas: Orihuela-Albatera; Albatera-Elche y Elche-Alicante. En total son unos 70 quilómetros que, de alguna manera, representan algunos de los momentos más importantes de la vida de nuestro poeta.
El recorrido comienza en Orihuela, en la zona conocida como el "rincón hernandiano" pues en él se encuentran la casa en la que Miguel vivió con sus padres y hermanos -no olviden recorrer sus estancias, la cuadra y, por supuesto, el huerto presidido por la famosa higuera- y justo al lado, el colegio Santo Domingo donde, como es sabido, estudió hasta marzo de 1925. Otros muchos lugares son importantes en esta localidad. Por ejemplo, el Seminario que, cual centinela, vigila Orihuela desde lo alto. Las vistas desde allí de la huerta de la Vega Baja son impresionantes y el visitante tiene la oportunidad de contemplar o hacerse una idea de los paisajes que un joven Miguel oteaba desde las alturas y que le sirvieron de fuente de inspiración para alguno de sus poemas. Este recinto sirvió como cárcel durante la Guerra Civil y en él estuvo retenido el poeta-pastor cuando un tal "Pata Gorda" lo denunció al salir de la casa de la familia de su íntimo amigo Ramón Sijé. Allí fue a parar y lo que antaño había sido un lugar de recreo -se dice que siendo Miguel niño se deslizaba por un tobogán natural que hay en la subida hacia el seminario, "arrejullaora" lo llaman los oriolanos- y de contemplación se convirtió en una atroz jaula a la que ya no llegaba el olor de las corregüelas ni de las gramas sino el hedor a sufrimiento y dolor.
Asimismo, es interesante pasear por la Calle Mayor pues en ella se encuentra lo que fue el domicilio familiar de la familia de Sijé -actualmente es la sombrerería Gavilanes-, cerca del cual está el taller de costura donde había trabajado Josefina Manresa. A unos pasos de este lugar se puede visitar la Plaza del Marqués de Rafal, antiguamente conocida como Plaza Ramón Sijé. Es aquí donde fue tomada la famosa fotografía en la que aparece nuestro poeta leyendo una alocución en recuerdo de su "compañero del alma" en la que solicitaba que dicho lugar conservara siempre el nombre de su amigo, si bien sus deseos no fueron cumplidos. Es en el camposanto de la localidad donde descansan los restos de José Marín, personaje que motivó que Miguel Hernández escribiera uno de los poemas más bellos de toda nuestra literatura.
La Senda nos conduce a través de la huerta hacia Redován, localidad natal del padre de Miguel. En todo momento, nuestros pasos son seguidos por la presencia muda pero imponente de las montañas que rodean estos lugares. Es gratificante para los sentidos respirar los aromas a jazmín y a azahar que cantaba el poeta y disfrutar con el paisaje de naranjos, limoneros y otros cultivos propios de la zona. De este modo, la Senda permite al peregrino conocer de primera mano los olores, sabores y colores que plasma el poeta en su obra. Poco después se llega a Cox, un pequeño pueblo en el que Miguel vivió sus momentos más felices pues fue allí donde residió tras casarse con Josefina y donde nacieron sus dos hijos. Muestra de ello da la estatua que preside la Plaza del Ayuntamiento, la única en el mundo en la que aparece Miguel Hernández con su "morenica" -como llamaba cariñosamente a su esposa- y su segundo hijo -Manuel Miguel, al que le escribió sus famosas "Nanas a la cebolla"-. El amor del poeta hacia esta tierra queda patente en algunas de sus declaraciones cuando viajó a la URSS para participar en el V Festival de Teatro Soviético: "Echo mucho de menos a Cox y lo que hay dentro de él que quiero".
La ruta continúa por Granja de Rocamora y Albatera, localidad en la que hubo un campo de concentración donde perdieron la vida muchos compañeros de nuestro poeta. La siguiente parada importante es Elche, ciudad conocida por su Misteri y por su Palmeral, pero también porque en ella recibió Miguel el único premio literario que se le concedió en vida en marzo de 1931 y porque tras su muerte, Josefina trasladó su domicilio a esta localidad. Allí vivió Manuel Miguel y siguen viviendo sus nietos y nuera. Asimismo, el Archivo Municipal de Elche custodia los manuscritos del poeta.
La tercera etapa finaliza en Alicante, lugar asociado a los últimos momentos de vida de Miguel. Fue en el Reformatorio de Adultos de la ciudad donde contrajo matrimonio religioso con Josefina Manresa unos días antes de morir y donde la llama de su vida se fue apagando poco a poco mientras escribía sus últimos poemas de Cancionero y romancero de ausencias. Resulta paradójico que, actualmente, esa prisión se haya convertido en el Palacio de Justicia de la ciudad. Ironías de la vida, pues lo que menos hubo en ese lugar fue justicia para un preso inocente cuyo único delito fue luchar por sus ideales y ser coherente con sus principios. Los últimos pasos del peregrino le conducirán hasta el cementerio, a la tumba del poeta en la que descansan juntos él, su hijo Manuel Miguel y su esposa.
La Senda del Poeta nos ofrece una posibilidad única de entender más a Miguel Hernández como persona y como poeta, pues sus caminos nos permiten conocer algunos de los lugares más emblemáticos e importantes en la vida del oriolano. De este modo, el peregrino se convierte en una especie de Pío-Pa - ese gorrión intrépido que no duda en sobrevolar la provincia para ayudar al prisionero del famoso cuento del poeta- que puede recorrer los lugares más soleados de esta tierra, tierra de palmeras, de huerta y de mar en un acto de comunión y de reencuentro con la esencia de Miguel Hernández, con todo aquello que marcó su felicidad y su ocaso. Este año hemos sido más de 4000 Pío-Pa. Esperemos que el vuelo de estos "gorriones del aire, chiquillería de los arrabales" no cese nunca, pues de este modo el canto de Miguel Hernández se escuchará con más fuerza si cabe en esta región soleada. Su región.

NOTA: Agradezco a mis alumnos de 4º ESO el interés que mostraron en la primera etapa de la Senda y el respeto y la buena actitud que han tenido en las clases que hemos dedicado a la figura del poeta. Espero que a partir de ahora voléis vosotros solos por el maravilloso universo hernandiano.

FOTOGRAFÍA: Estampa de la primera etapa de la Senda. Hilera de peregrinos con la huerta y las montañas como compañeras de viaje.




6 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Homenajeemos a los grandes, a los sacrificados, a los mártires por las ideas. Revivamos a Miguel Hernández, transmitiendo a los más jóvenes, la fuerza de sus escritos y la transparencia de su vida.
Abrazos

Euterpe dijo...

¡Piramo y Tisbe! ¡Qué hermosos pseudónimos! Y lo del blog literario me parece excelente. Yo les dejo los míos, que seguro que les interesarán. El primero está dedicado a un excelso coro de niños; pueden recomendarlo igualmente en los Departamentos de Música. El segundo nació con un propósito muy claro, pero ahora incluye un poco de todo. Misceláneas...
Gracias, pareja amantísima (si han tomado el pseudónimo por eso, vamos).

Javier Angosto dijo...

Qué artículo más ameno y sugerente. Dan ganas de coger el coche este fin de semana y bajarse hasta Orihuela a visitar los lugares de Miguel Hernández. Y de paso, desviarse por Monóvar para recorrer los de Azorín.

el amor no existe dijo...

El articulo muy bien pero la senda mejor. Aquí la opinión de un humilde chico que ha hecho la senda y la recomiendo a todo el que el guste la poesía y la naturaleza, sobre todo si se termina la senda hasta el final. Merece la pena tanto andar. Un saludo y el año que viene espero otro articulo pero agradeciendo a los alumnos de 1º de bachiller.

Píramo dijo...

Tisbe, coincido plenamente con Javier. Tu artículo es sugestivo desde el primer momento. Pintas con una gran amenidad el camino y uno pasea por entre tus palabras salpicado de olores, colores y bonitas sensaciones. Además, son muy interesantes las anécdotas sobre la vida de Miguel que van moteando la ruta que nos cuentas. Celebro que lo disfrutases tanto como lo hemos disfrutado virtualmente nosotros leyendo tu fantástico artículo.

Tisbe dijo...

Muchas gracias a todos por vuestras aportaciones.
Esmeralda, eso he intentado transmitir a mis alumnos, realmente fue un mártir y no podemos olvidar que,como él, hubo otros muchos. Un abrazo.
Euterpe, bienvenida a esta bitácora. Has acertado en lo del pseudónimo. Un saludo.
Javier, espero que te animes y algún año cojas el coche para hacer la Senda. Merece la pena, igual que lo merece ver de nuevo la casa de Azorín. Este curso la he vuelto a visitar con mis alumnos y les ha impresionado la biblioteca y saber que todos esos libros los leyó, al menos, dos veces. Un saludo.
"El amor no existe", muchas gracias por visitar nuestro blog. Celebro que te haya gustado la experiencia de la Senda. Ya os dije que, si queréis, el año que viene la haremos completa. Espero que guardes un bonito recuerdo de Miguel Hernández como poeta y como persona coherente y valiente. Tú tienes algo de eso. Un saludo.
Píramo, fuiste testigo directo de lo que disfruté con esta experiencia. Ya sabes que en otra ocasión espero que me acompañes y que juntos sigamos los pasos del poeta. Un beso.